En el Gobierno dicen que la posibilidad de que el aislamiento siga hasta el 13 de abril es concreta. Pero además de la salud se analizarán la situación social y el impacto en la economía.

No me va a temblar el pulso para prorrogar la cuarentena. Tras el aviso que hizo el Presidente públicamente, ya no quedan dudas de que el aislamiento social preventivo y obligatorio no se terminará el 31 de marzo. Pero, aunque todo indica que será prorrogado hasta el 13 de abril, es decir luego de Semana Santa,antes de oficializar su decisión, Alberto Fernández quiere escuchar la opinión de los médicos y del Consejo Interministerial que trazó para asesorarse ante el avance del coronavirus.

Pese a que tiene contacto permanente con especialistas, a través del ministro de Salud, Ginés González García; y también en forma directa con varios vía Whatsapp, el jefe de Estado inició en las últimas horas una ronda de consultas con especialistas para determinar hasta cuándo seguirá la cuarentena que dispuso el jueves pasado. 

«Aprendimos que tenemos que tener sobre la mesa todas las opciones e ir tomando las decisiones según lo que dicen los expertos», explicó un funcionario de confianza extrema con el mandatario. Esto da cuenta de por qué, a pesar de tener la convicción de que el distanciamiento social es la herramienta más eficaz para frenar los contagios, el Presidente haya optado por ser cauto y escuchar primero las recomendaciones de los expertos.

En ese sentido, como el período de incubación del coronavirus puede durar hasta 14 días, recién el 3 de abril el Gobierno podría empezar a procesar datos limpios del efecto de la cuarentena. Esto, sumado a que a partir de la descentralización del Instituto Malbrán comenzaron a hacerse más estudios en laboratorios de todo el país y se evidenció un crecimiento de la cantidad de casos. «El número de hoy es la foto de hace dos semanas. Los que hay que mirar son los de Semana Santa«, indican en el Gobierno.

Si bien nadie quiere hacer un pronóstico, la expectativa que tienen en Salud es que la curva comience a achatarse. Vale el repaso: según las proyecciones que había elaborado el ministro González García y repasó el Presidente con los líderes de la oposición, los casos se duplicarían cada tres días hasta el 31 de marzo; y luego si se mantienen las restricciones comenzaría a haber una desaceleración, que redundaría en un amesetamiento a partir del 20 de abril.

Un dato a tener en cuenta que puede servir para anticipar la sugerencia que le harán los médicos a Alberto F.: en ese paper, entre las medidas que pedían «para lograr aplanar la curva», los especialistas remarcaron la importancia de disponer la «renovación de las medidas con períodos de 15 días hasta la reducción a 0 de la tasa de crecimiento de casos».

Por eso, antes de anunciar la medida, dispuso un paquete de medidas para contener a los sectores más vulnerables, con el refuerzo de AUH y de alimentos que acordó el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; con los intendentes del ámbito metropolitano, y también buscó alivio para la clase media, con la ley que impulsa para congelar alquileres y evitar desalojos. 

Deja un comentario