Grandes firmas que perciban los ATP no podrán comprar dólares por 2 años.

Durante 24 meses no podrán distribuir utilidades, comprar sus propias acciones, comprar dólares a través de contado con liquidación, ni realizar erogaciones con otras empresas vinculadas o que estén en paraísos fiscales.

El gobierno tomó la decisión de incrementar los controles sobre las grandes empresas que reciben ayuda para pagar salarios a través del programa de Asistencia al Trabajo y a la Producción (ATP). Entre los compromisos legales que tienen que asumir se destaca que por el transcurso de 24 meses desde que recibieron la ayuda económica del Estado, y ya no 12 meses como estaba previsto inicialmente, no podrán distribuir utilidades, comprar sus propias acciones, comprar bonos para después fugar los dólares, a través del mecanismo conocido como contado con liquidación, ni realizar erogaciones con otras empresas vinculadas o que estén radicadas en paraísos fiscales.

El programa ATP fue lanzado hace apenas un mes por el gobierno nacional con el objetivo de proteger las fuentes laborales afectadas por la pandemia. Con este mecanismo ya se le abonó gran parte de los salarios a más de 2.5 millones de empleados privados.

Para las empresas de menos de 25 empleados, el salario complementario explica el 70 por ciento de los salarios que perciben los trabajadores; mientras que en las que poseen más de 800 empleados, este porcentaje se reduce a 50 por ciento, por lo que se trata de un programa progresivo, dándole más a los que perciben menor salario.

Fuentes oficiales recordaron que existen dos condiciones que todas las empresas, independientemente de la cantidad de trabajadores que tengan, deben cumplir para que estos perciban el salario complementario en el marco del programa ATP: 1) Los empleados deben estar inscriptos en una rama que haya estado afectada por las medidas del aislamiento social, preventivo y obligatorio; 2) Y las empresas deben haber experimentado una facturación de hasta el 5 por ciento nominal positivo, si se compara el periodo 12 de abril al 12 de marzo de 2020 versus el mismo periodo del 2019.

Las empresas que reciban el beneficio para pagar parte de los salarios devengados en mayo no pueden distribuir utilidades, comprar sus propias acciones, comprar bonos para después fugar los dólares y realizar erogaciones con otras empresas vinculadas o no que estén radicadas en paraísos fiscales. Estas condiciones rigen por 12 meses con posterioridad a haber percibido el beneficio, pero en aquellas empresas que poseen más de 800 empleados el periodo se extiende por 12 meses adicionales; es decir que por 2 años deberán cumplir con estas condiciones.

Deja un comentario