Con las prórrogas y revisiones de las últimas semanas, la Anses ya aprobó el Ingreso Familiar de Emergencia para 8.223.076 beneficiarios. Pero sólo lo cobraron 3.650.000.

A pesar de que el propio Gobierno ya anunció que habrá un segundo pago del Ingreso Familiar de Emergencia por la crisis del coronavirus, hasta este miércoles más de la mitad de los beneficiarios del bono de diez mil pesos no accedió a la primera cuota. Fuentes de la Anses confirmaron que hasta ahora, cuando comenzaron a cobrar las personas que optaron por retirar el dinero del bono en las sucursales del Correo Argentino, sólo cobraron el beneficio unas 3.650.000 personas, de un padrón total de 8.223.076.

Esos 4.573.076 beneficiarios que todavía no cobraron -son los que manifestaron que no tienen cuentas bancarias para recibir los $10.000- podrán obtener el dinero en un intrincado cronograma que combina turnos otorgados según el último número de DNI, la letra con que comienza el apellido y diferentes sedes y modalidades de pago.

Ese calendario llega hasta el 3 de junio e incluso, con las prórrogas de inscripciones, se estira hasta el 1 de julio. Esa última fecha surge de la advertencia de la propia página de la Anses en el apartado en que detalla el cronograma de cobro para los beneficiarios que eligieron percibir el bono en las sucursales del Correo. Allí dice que, “por cuestiones operativas vinculadas al medio elegido, si elegís esta opción entre el 27 de abril y el 1 de mayo el pago estará disponible entre el 4 de junio y el 1 de julio”.

El Ingreso Familiar de Emergencia fue anunciado el 23 de marzo, tres días después del inicio de la cuarentena por el coronavirus, en una conferencia conjunta entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y su par de Trabajo, Claudio Moroni. En la gacetilla que figura en el portal de información oficial www.argentina.gob.ar todavía hoy se puede leer que “el IFE alcanzará a 3.600.000 mil hogares”, a pesar de que lo terminarán cobrando 8.223.076, más de la mitad de los hogares que existen en la Argentina.

Tal como está diagramado el cronograma de pagos hasta ahora, entre la fecha del anuncio oficial de la medida y el día en que terminarán de cobrar los últimos beneficiarios ese primer pago del bono hay 101 días de diferencia.

En la Anses, que desde esta semana dirige Fernanda Raverta, en reemplazo de Alejandro Vanoli, aseguran que están trabajando contrarreloj para hacer más eficiente el pago del segundo bono de 10.000 pesos, que podría comenzar a distribuirse a fines de este mes. Para conseguir ese objetivo, la gestión de Raverta tendrá que salvar algunos problemas heredados, como, por ejemplo, conseguir que unos 500.000 beneficiarios del total de 8.223.076 informen a la Anses de qué manera quieren cobrar el beneficio.

Además de las demoras que en el Gobierno achacan a la gestión de Vanoli, el pago del bono de 10.000 pesos es una suerte de resumen de los problemas estructurales que arrastra la gestión estatal desde hace décadas. En principio, reveló los agujeros que tiene la base de datos de la Anses, que, según se creía, era una de las más aceitadas del país. Además del grosero error en el cálculo inicial de beneficiarios que difundió el Ministerio de Economía, el proceso dejó al desnudo los problemas para acceder a los bancos de algunos de los sectores más pobres de la sociedad argentina, agudizados por la negativa de la propia Anses para usar instrumentos no bancarios como las billeteras electrónicas. Para decirlo de otro modo, el Estado tiene problemas incluso para regalar plata a sus ciudadanos.

La logística que deberá implementar la Anses para hacer más rápidos los pagos del IFE tendrá que combinarse con el resto de los pagos que el Estado está haciendo a través de esa entidad para mitigar los efectos del congelamiento económico que implicó la cuarentena. Por caso, este jueves el organismo previsional deberá girar a 1.200.000 personas el pago de la mitad de sus salarios en la actividad privada, como parte del salvataje a las empresas de hasta 800 empleados que se anunció en las últimas semanas.

FUENTE: CLARIN

Deja un comentario