Respetando las disposiciones de salud, en el marco de la pandemia, las tareas de la Asociación Civil La Esperanza de Bariloche, continúan durante el aislamiento preventivo, recibiendo a chicos y jóvenes con diferentes tipos de discapacidad.

La Esperanza funciona desde hace más de 20 años recibiendo a jóvenes con distintos tipos de discapacidad, como trastornos generalizados del desarrollo, autismo, psicosis, esquizofrenia y retraso mental.

“Durante el año, tenemos 20 personas a la mañana y 10 a la tarde. En estos momentos, y a causa del aislamiento, sólo acuden nueve personas a la mañana y cinco a la tarde, muchos lo hacen desde el año 1997”, comentó María Fernanda Alderete, referente de la institución.

Su labor resulta imprescindible en estos momentos donde todo se dificulta, pero siempre con el objetivo de seguir adelante.“tenemos una sala multisensorial donde trabajan 16 terapeutas profesionales, que reciben a los chicos cuatro horas al día. Contamos con psicólogos, asistentes sociales, profesores de pileta y gimnasia, terapeutas y psicomotrisistas. El trabajo se dificulta con esta realidad, pero seguimos adelante”, explicó.

La esperanza recibe el acompañamiento del Gobierno Provincial, a través del Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria, pero tiene habilitado también un sistema de socios. Los interesados en colaborar pueden hacerlo por teléfono, al 294 4428365; por correo electrónico a [email protected]  o por  Facebook, a  Esperanza Bariloche.

“Después de 20 años, tenemos un lugar propio, que pensamos seguir agrandando. Tenemos muchos proyectos, muchos sueños. Los chicos son maravillosos desde el lado que se los mire; y  para mí es imposible dejar la asociación, me llena el alma. Los chicos brindan muchísimo amor, dan abrazos sanadores”, sostuvo Alderete.

Deja un comentario