El Gobierno mantendrá sin subas los impuestos. Los despachos cayeron 80% en la primea semana de la cuarentena pero fueron mejorando.

Las ventas de combustibles comenzaron a repuntar en lo que va de mayo. Aunque todavía se está por debajo de los días anteriores a la cuarentena, el despacho de nafta está duplicando los volúmenes de abril, cuando habían caído más de un 80%. Mientras tanto, en el sector se espera el decreto del Gobierno que fija el nuevo precio del “barril” de petróleo de producción nacional. Allí también habría una cláusula sobre impuestos a las naftas: se postergarían hasta octubre de 2020.

Las estaciones de servicio del interior empiezan a notar una recuperación en su actividad, que aún no llegó al área metropolitana de Buenos Aires. Los volúmenes comercializados en surtidores cayeron un 80% en la primera semana que se implementó la cuarentena. Si bien siguen estando muy por debajo en relación a la “pre” cuarentena, hay un incremento. En un índice con base 100 que toma la primera semana de marzo como referencia, en la última semana de marzo se llegó a un piso (16,6), que también se vio en la primera semana de abril (22,6). En cambio, la primera semana de mayo muestra ese indicador cerca del 40.

El decreto del Poder Ejecutivo sobre el barril de petróleo “criollo” contendrá un artículo donde se establece que no habrá aumentos de impuestos a los combustibles. La suba de tributos se dará el 1° de octubre. En algunas empresas y el Gobierno entienden que los precios de venta al público también estarán congelados hasta esa fecha. Pero en algunas refinerías y estacioneros no están tan seguros de eso.

En abril, Vaca Muerta marcó el récord de no tener ninguna fractura, algo casi inédito desde que las empresas van a esa formación. “A la primera semana de mayo, las empresas que representa un 94% de la producción acumulan una caída de la producción de 12,7% con respecto al mes febrero (el equivalente a 61.600 barriles diarios)”, dice un informe del área de Planeamiento Estratégico de la secretaría de Energía “ A nivel de cuencas, la caída respecto de febrero fue de 23,5% en la cuenca neuquina y de 3,4% en el acumulado de las cuencas Austral y Golfo San Jorge”, agrega.

Mientras los gobernadores esperan el barril «criollo» para recuperar recaudación a través de regalías, los refinadores (compran petróleo y lo transforman en combustibles) entienden que no podrán pagar la producción nacional a US$ 45. Estiman necesitar un aumento del 15% en los precios de los surtidores. Las firmas se lo indicaron al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en la conferencia donde se reunió casi todo el sector.

Deja un comentario