El «COPAP» o «contacto precoz piel con piel» es el primer encuentro entre la madre y el bebé donde ambos experimentan el reconocimiento mutuo, iniciando una fuerte impronta biológica, emocional y apego seguro, que los acompañará durante toda su vida.

Este período abarca las dos primeras horas posteriores al nacimiento en donde, tanto el bebé como la mamá, están sumamente receptivos por los grandes efectos hormonales que ha producido el parto.

Frente a la importancia que cobra el apego en nuestra especie es que el COPAP inmediato e ininterrumpido hasta el agarre al pecho está fuertemente recomendado para todos los bebés y mamás que transitan el nacimiento en buen estado de salud.

¿Qué otros beneficios tiene el COPAP?

 • Mantiene al bebé calentito, regula su respiración y su frecuencia cardíaca.

• Tranquiliza a la madre y al bebé, pues desencadena una cascada de hormonas que les brinda bienestar a ambos, favorecen el agarre precoz al pecho y la bajada de calostro.

• Coloniza el bebé con las bacterias normales de la madre, las cuales promueven el normal desarrollo del sistema inmunológico en el bebé al igual que el calostro.

• Disminuye el llanto infantil, y de esta manera el estrés y el gasto de energía, regulando su metabolismo.

• Facilita el apego entre la madre y su recién nacido, pues el bebé está alerta en estas dos primeras horas de vida y luego generalmente se duerme por periodos largos.

Durante este periodo la mama y bebe transitan lo llamado ventana crítica, en el que la mayoría de los bebés se prenden espontáneamente al pecho. Y a fin de no cortar con este momento se deben postergar todos los procedimientos habituales que el equipo de salud le administra al bebé (colirio, vacunas, peso) dado que todos ellos interfieren con el COPAP, el apego y con la bajada de leche.

Luego de esas dos horas se le realizarán todos los procedimientos de rutina y se vestirá al bebé.

¿Qué pasa en este período con quien compartirá la crianza?

Es importante saber que el contacto íntimo madre-hijo de las primeras horas de vida es único y exclusivo, para el apego y la bajada de leche.

Es recomendable que quien compartirá la crianza acompañe en el momento del parto, alentando y sosteniendo, y que pueda asistir ese COPAP, madre-bebé, observando y colaborando en lo que necesiten.

Es importante que la pareja hable y mire a su hijo en esta etapa pero sin interferir en el COPAP hasta que se prenda al pecho. Este es el mejor acto de amor que puede brindar en estas primeras horas de vida.

Habiendo ya pasado este período, podrá vestir a su bebé, tomarlo en brazos, hablarle y acariciarlo. También podrá hacer COPAP una vez instalados en el domicilio, allí ambos completaran su encuentro. COPAP, por todos los beneficios que otorga puede ser practicado por los padres en la casa y en neonatología en los casos de internación.

Deja un comentario