En Entre Ríos, Misiones, Salta, San Juan y Neuquén se habilitará el ejercicio en estudios contables y legales.

Los factores sanitarios se conjugan con c cuestiones políticas y burocráticas a la hora de definir qué actividades son liberadas y en qué provincias.

La cuarentena administrada y focalizada que se pondrá en práctica a partir de hoy con una decisión administrativa que exceptuará de la parálisis a la construcción privada y a las profesiones liberales (abogados y contadores) en algunas provincias.

Anoche, trascendió que en Entre Ríos, Misiones, Salta, San Juan y Neuquén se habilitará el ejercicio en estudios contables y legales, mientras que en esas mismas provincias y en Mendoza y Santa Cruz se permitirá la construcción privada.

Según se pudo conocer la difusión de esta decisión hizo que al menos otras dos provincias, Jujuy y La Pampa, solicitaran en las últimas horas incorporarse a esas excepciones. Sus pedidos fueron admitidos por la Casa Rosada. Esos llamados de último momento fueron los que retrasaron la publicación de la decisión en el Boletín Oficial.

¿Cómo se tomó la decisión? ¿Por qué algunas provincias entrarán en las excepciones y otras no? Aparece, primero, una cuestión política. Mientras que hay provincias que tienen la situación epidemiológica más controlada y pretenden retomar varias actividades para mover sus economías, otras prefieren plegarse al criterio nacional sin ir más allá y un último grupo optó, incluso, por ir más atrás.

Es el caso de Santiago del Estero y Tucumán , que no quisieron todavía habilitar la última tanda de excepciones nacionales que se publicaron el pasado fin de semana, donde se incluía a los comercios minoristas con ventas online, los consultorios médicos y los lugares de cobranza de impuestos.

De esta manera, el primer tamiz para la flexibilización lo hacen los propios mandatarios provinciales cuando remiten sus pedidos a la Casa Rosada.

Flexibilizar la cuarentena implica ejercer más control y entraña un peligro sanitario mayor. Es un riesgo que algunos gobernadores prefieren no correr. «Cuando movés fichas, arriesgás. El control pasó a ser responsabilidad de los gobernadores, entonces la etapa que se viene es de responsabilidad de cada uno», dijo un colaborador de la Casa Rosada.

El siguiente filtro está dado por los protocolos , que deben contemplar un acuerdo entre gobierno, sindicato y cámaras empresariales o profesionales. «Creo que el éxito de nuestro pedido estuvo en que además de requerir la apertura adjuntamos un protocolo muy estricto», dijo un colaborador estrecho del gobernador de Salta, Gustavo Sáenz. Y especificó: «Para la construcción formulamos un protocolo en el que participó la Uocra, el consejo profesional de arquitectos e ingenieros y el ministerio de infraestructura de la provincia. En el caso de los profesionales, propusimos que puedan ir a trabajar a sus estudios pero que no reciban a sus clientes». Un trabajo similar presentó Neuquén.

En la Casa Rosada reconocen que fueron clave los formatos que tuvieron los pedidos de las provincias. «El criterio fueron los pedidos y los protocolos que presentaron», dijo un alto funcionario del Gobierno. Los gobernadores, además de detallar con qué recaudos se retomará la actividad debieron especificar a qué universo de personas afectará y cómo se ordenará el transporte para trasladar a los trabajadores a sus lugares de trabajo.

La última decisión, en tanto, está en manos del ministerio de Salud. Hubo pedidos puntuales que hicieron las provincias que no fueron admitidos por los expertos sanitarios del gobierno.

Actividades industriales

Además del circuito que se estableció entre los gobernadores, la Casa Rosada y el Ministerio de Salud, hay otro mecanismo que quedó habilitado para evaluar flexibilizaciones por industrias puntuales.

El fin de semana pasado, la decisión administrativa que liberó la última «tanda» de actividades marcó que quedaban exceptuadas de cumplir con la cuarentena «los procesos industriales específicos con autorización previa del Ministerio de Desarrollo Productivo».

Este medio pudo conocer que hay actividades, como la industria del tabaco, que ya fueron liberadas por esa vía. Era un pedido que venían realizando desde hace semanas las provincias tabacaleras para que no se perdiera la cosecha y por la presión de la industria, sumada a que se trata de una industria que permite la recaudación de impuestos y a que se comenzó a registrar faltante de cigarrillos.

Otros pedidos, en tanto, estaban siendo evaluados por las provincias y canalizados a través del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Deja un comentario