El Ministerio de Salud de la Nación inició la iniciativa para que las personas que ya se recuperaron de la enfermedad donen el plasma para comenzar un ensayo clínico en Córdoba.

El Ministerio de Salud de la Nación anunció la puesta en marcha de una campaña voluntaria para recolectar plasma de pacientes recuperados de COVID-19 a fin de poder poner en marcha los ensayos clínicos en el Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y que con ese material clave se pueda elaborar un medicamento biológico contra el coronavirus.

La propuesta fue presentada a principio de mes por la dependencia de la UNC junto con sus principales autoridades a la cartera sanitaria cuyo titular es Ginés González García, que dio el visto bueno para avanzar con este tipo de estudios.

El pasado 17 de abril, mediante la Resolución 783/2020 publicada en el Boletín Oficial, el Ministerio de Salud aprobó el “Plan Estratégico para regular el uso del plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos”, que coordina la Secretaría de Calidad en Salud a través de la dirección de Medicina Transfusional con tres líneas de acción a partir del plasma de convalecientes.

Cabe recordar que el 9 de abril, la UNC y la Provincia de Córdoba firmaron un acuerdo de colaboración para avanzar también en ese sentido.

El Ministerio de Salud de la Nación lanzó la campaña de recolección de plasma de pacientes recuperados, que se llevará a cabo en los hospitales nacionales El Cruce de Florencio Varela y el Posadas de El Palomar; el Hospital Durand de CABA y el Vicente López y Planes de Gral. Rodríguez, como así también en la Fundación Hematológica Sarmiento y la Fundación Hemocentro Buenos Aires donde se podrán hacer las donaciones.

Así, la cartera sanitaria nacional definió 6 centros de salud ubicados en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) para que los pacientes que se hayan recuperado de coronavirus puedan inscribirse como potenciales donantes de plasma.

La cartera sanitaria nacional definió 6 centros de salud ubicados en el Área Metropolitana de Buenos Aires para este objetivo (Foto: REUTERS)

Las personas recuperadas de COVID-19 poseen en el plasma de su sangre los anticuerpos que podrían beneficiar a quienes están cursando la enfermedad. A través de su gesto voluntario y solidario estarán en condiciones de ofrecer una posible nueva alternativa para el tratamiento de los pacientes afectados por el nuevo coronavirus”, explicó el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina.

El funcionario destacó también que las personas convalecientes, es decir, aquellos que se hayan curado de COVID-19 y se encuentran en proceso de recuperación y quieran ser voluntarios, deberán contactarse con las mencionadas instituciones para poder ser seleccionados, registrados e informados de todos los detalles de las técnicas que se utilizarán a los fines de que puedan dar su consentimiento informado para proceder a la donación.

Las personas recuperadas de COVID-19 poseen en el plasma de su sangre los anticuerpos que podrían beneficiar a quienes están cursando la enfermedad (Foto: REUTERS)

El Plan Estratégico para regular el uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos contiene tres ejes de investigación:

1.- Proyecto de desarrollo de una Inmunoglobulina Hiperinmune a partir del plasma de convalecientes. Lo va a coordinar la Universidad Nacional de Córdoba en su Laboratorio de Hemoderivados.

2.- Proyecto de desarrollo de un sistema in vitro para la determinación de anticuerpos neutralizantes anti-SARS Cov-2 en convalecientes de COVID-19, que va a ser coordinado por ANLIS (INEI –Malbrán, INEVH-Maiztegui)

3.- Proyecto de desarrollo de un Ensayo Clínico Nacional para evaluar la seguridad y eficacia del uso de plasma de convalecientes en enfermos de COVID-19. coordinado por la Dirección de Sangre y Hemoderivados.

La Dirección Nacional de Epidemiología buscará contar con un Registro centralizado de pacientes recuperados de COVID-19, potenciales donantes de plasma REUTERS/Lindsey Wasson

El Ensayo Clínico Nacional se ha elaborado con la participación del Hospital Garrahan, la ANLIS, el IMPAM, la AAHITC, la SATI y la SADI a través de un trabajo colaborativo durante las últimas tres semanas. Debe ser considerado como faro o guía para todas las instituciones que estén motivadas para embarcarse en este desafío. Con esa finalidad se pone a disposición el protocolo elaborado y se crea un Registro Único de Ensayos Clínicos que le permita al Ministerio de Salud conocer la totalidad de los ensayos que adopten el protocolo (tanto en el subsector estatal como privado) para así poder compartir resultados.

En una primera instancia se iniciará la aplicación del protocolo en la región del AMBA motivo por el cual se le ha solicitado a los coordinadores de Hemoterapia de CABA y Provincia de Buenos Aires designen las instituciones que iniciarán este proceso y tramiten ante sus autoridades sanitarias la autorización correspondiente. En una primera consulta se observaron cómo fueron apropiados seis centros de gestión estatal (incluyen el Hospital del Cruce, Hospital Posadas, Hospital Garrahan) y dos centros de gestión privada. En una segunda instancia se deberá convocar a las demás Autoridades jurisdiccionales a que designen sus centros oficiales con el fin de sumarse al proyecto y tener una cobertura en todo el país. Se ha solicitado a los Coordinadores de Hemoterapia que inicien gestiones ante sus autoridades para la designación oficial de los centros.

Asimismo, se contempla la inclusión obligatoria en el Registro Único de Ensayos Clínicos todas las iniciativas que surjan de las instituciones de gestión privada (como lo ha hecho el CEMIC) a los fines de incrementar los resultados y enriquecer el conocimiento en el tema.

Foto ilustrativa del jueves de un vial de sangre tras un estudio de anticuerpos al coronavirus en Nueva York. REUTERS/Mike Segar

“Resulta importante iniciar un trabajo colaborativo con la Dirección Nacional de Epidemiología a los fines de contar con el registro centralizado de pacientes recuperados de COVID-19 potenciales donantes de plasma a fin de poder contactarlos, establecer si cumplen con los criterios de selección y finalmente convocarlos para donar plasma convaleciente en el contexto del ensayo clínico”, destacaron fuentes del Ministerio de Salud.

Y agregaron: “Entendiendo que la pandemia COVID-19 se encuentra hasta el momento con cierto grado de control en nuestro país, esta situación nos permitirá iniciar un Ensayo Clínico Nacional de esta magnitud, ya que nos enfrentaremos durante el transcurso del próximo mes de mayo con un incremento significativo de enfermos con un porcentaje de ellos requiriendo cuidados intensivos. En esa instancia nos abordará el dilema de instalar el Uso Compasivo de plasma de convaleciente en esos pacientes de la misma manera que está sucediendo en Europa y en Estados Unidos”.

Y aclararon que ante esta situación se encuentra en estudio la posibilidad de abrir el ensayo para esos pacientes a través del denominado “acceso extendido” abriendo la posibilidad terapéutica a pacientes con enfermedad aguda (o pacientes con riesgo de enfermarse gravemente) en hospitales que no participen inicialmente en algún ensayo clínico mencionado, los que serán incluidos en un registro nacional que permita la monitorización concurrente de resultados de eficacia y seguridad, cumpliendo con todos los requisitos establecidos en el ensayo clínico. En ese caso, llegado el momento se habilitará una base de datos centralizada que permita cargar los resultados de los pacientes.

FUENTE: INFOBAE

Deja un comentario