En el marco del Decreto Provincial que determinó la apertura de algunos rubros, se estableció un protocolo sanitario de trabajo para establecimientos que desarrollen actividades de cobranza de servicios e impuestos.

Esta modalidad tiene como prioridad la atención presencial al público pero con limitación y separación en espacios de espera para garantizar el distanciamiento social. Asimismo, se determinó que debe ser necesaria la colocación de mamparas transparentes para garantizar la separación segura entre los clientes y empleados.

En este sentido, se debe generar una limitación estricta entre los clientes en el espacio de atención y cobro, mediante una separación delimitada en el piso de 1 metro y medio, tanto en el interior como en el exterior de los locales.

Por otro lado, se recomienda poner a disposición turnos y/o rotaciones a efectos de disminuir la cantidad de personal simultáneo y garantizar el cumplimiento del distanciamiento social.

A su vez, se debe disponer del uso de protectores faciales tanto para clientes como para empleados; también será necesario realizar la limpieza y desinfección de los locales previo al inicio de actividades, a mitad y a fin de la jornada, como mínimo.

Finalmente, los empleados tendrán que acudir a la utilización de alcohol en gel y lavarse las manos con frecuencia cada una hora. No se podrá compartir alimentos, bebidas, cubiertos, platos, vasos, teléfonos celulares u otros objetos personales, y se restringirá el acceso a empleados con fiebre y/o algún síntoma respiratorio.

Deja un comentario