El país ya supera las 20 mil víctimas mortales y se acerca a los 400 mil contagios, pero el presidente brasileño mantiene su política de pocos controles frente a la pandemia.

¿Dónde acabará esto?”, se pregunta el periódico brasileño O Dia en su portada de este lunes, con un impactante diseño que señala a Jair Bolsonaro como responsable del fuerte impacto de la pandemia en el gigante sudamericano, nuevo epicentro mundial de contagios y muertes por COVID-19.

El diario, fundado en 1951 con base en Río de Janeiro, destacó las cifras del país, que continúan en aumento. “22.666 brasileños murieron por Covid-19. Brasil está cerca de los 400 mil enfermos”, destacaron.

Las imágenes de fosas comunes que han impactado el mundo en varios países también se repitieron en Brasil, donde los cementerios más grandes del país se alistaban para el incremento de entierros y sus trabajadores excavaban sin descanso. Con esa impactante imagen, el periódico usó la idea para formar el contorno del rostro del presidente, señalado por menospreciar la pandemia y priorizar la actividad económica por sobre las medidas de prevención sanitaria.

Con respecto a la pregunta del título, adelantó: “Un estudio apunta a un futuro sombrío, con un millón de infectados y 80 mil muertos en el país a partir del 21 de junio. En contramano, no hay acción concreta por parte del gobierno federal contra esto”.

Por su parte, el mandatario salió el domingo a las calles para participar en un mitin con sus seguidores, sin portar mascarilla y rompiendo las medidas de distanciamiento social. El presidente llegó a la concentración afuera del palacio presidencial en Brasilia con una mascarilla blanca, pero muy pronto se la quitó para saludar a la multitud, estrechar manos y abrazar a sus seguidores. En un momento incluso cargó a un niño pequeño sobre sus hombros.

Bolsonaro ha comparado el virus con una “gripecita” y argumenta que las medidas para quedarse en casa están dañando de manera innecesaria a la economía. Sonrió mientras sus partidarios le gritaban:»¡Leyenda!» y “¡El pueblo te apoya, Bolsonaro!”.

Bolsonaro se fundió con la multitud en Brasilia (Reuters)

Aunque Bolsonaro tiene una sólida base que lo apoya – cerca del 30% de los votantes, de acuerdo con encuestas -, enfrenta una gran cantidad de críticos por su manejo de la crisis del coronavirus, y por una explosiva investigación que busca aclarar si obstruyó a la justicia al tratar de proteger a su familia de indagatorias de la policía.

La investigación dio un giro sorprendente el viernes cuando Celso Mello, el juez de la Corte Suprema que la ordenó, publicó un video de una reunión de gabinete del 22 de abril que los investigadores han estado analizando en busca de pruebas.

En el video, Bolsonaro y sus ministros lanzan insultos a gobernadores de estados, hablan de encarcelar a jueces de la Corte Suprema y apenas mencionan la pandemia del coronavirus en un momento en que se estaba convirtiendo en una bola de nieve en Brasil.

Algunas veces identificado como un “Trump tropical”, Bolsonaro ha roto con frecuencia las reglas de distanciamiento social. Durante la pandemia, el presidente brasileño ha aumentado la controversia al asistir a mítines, saliendo a comer a la calle, organizando asados y asistiendo al campo de tiro.

Deja un comentario