Después de recorrer más de 18.000 kilómetros, ya descansan en un depósito del instituto Malbrán 170.000 kits de testeos rápidos que llegaron hoy desde China y que el Gobierno usará para hacer una investigación epidemiológica con el objetivo de medir el nivel de circulación del coronavirus en la población.

Los detalles del estudio, que permitirá detectar casos asintomáticos y zonas del país con mayor circulación comunitaria de coronavirus, empezarán a definirse mañana, en una reunión entre los equipos técnicos de los ministerios de Salud y de Ciencia, y del Conicet. «El Ministerio de Salud va a hacer una propuesta que será evaluada por el resto de las dependencias», dijeron en la Casa Rosada, y anticiparon que la investigación se pondrá en marcha antes de fin de mes.

Es el primer análisis de este tipo que se hará en la Argentina desde que empezó la pandemia. Consistirá en someter a pruebas serológicas (análisis de sangre en busca de anticuerpos) a un grupo de personas que no haya presentado ningún síntoma de la enfermedad en los últimos 30 días y que no haya estado en contacto con personas que hayan regresado desde uno de los países considerados de riesgo. El objetivo es determinar el nivel de circulación del virus entre personas asintomáticas.

El análisis se complementará con un testeo de grupos específicos, con alto nivel de exposición, para determinar el nivel de contagio. Se contempla incorporar a los equipos de salud, al personal de transporte públicos y a los empleados de aeropuertos.

«Venimos haciendo el diseño muestral, habida cuenta de que también empieza a haber circulación viral comunitaria, vamos a empezar a trabajar en muestras de este tipo, sobre población general, con diseños muestrales, para saber qué grado de circulación tenemos, y seguir monitoreando y administrando toda la pandemia», dijo hoy el ministro de Salud, Ginés González García , al anunciar la llegada de los kits de testeo.

El funcionario dio una conferencia de prensa junto con el ministro de Transporte, Mario Meoni, y el presidente de Aerolíneas Argentina, Pablo Ceriani, con motivo del arribo del segundo vuelo de la aerolínea de bandera proveniente de China, con 14 toneladas de insumos críticos sanitarios. Además de los kits de testeos rápidos, llegaron trajes de bioseguridad, barbijos quirúrgicos, máscaras de protección médica y una máquina que produce hasta 7000 barbijos por hora.

Los kits para pruebas serológicas fueron adquiridos por la empresa Petroquímica Cuyo S.A y donados al Ministerio de Salud. Es una firma controlada por el Grupo Sielecki, con plantas petroquímicas en Luján de Cuyo (Mendoza) y Ensenada (provincia de Buenos Aires).

Argumentos

En el Ministerio de Salud aclararon que el empleo de testeos rápidos no implica un cambio en la política que se viene desarrollando hasta el momento. Fuentes del organismo argumentaron, en ese sentido, que los estudios serológicos no pueden reemplazar a las pruebas PCR que se hacen en el país en la actualidad como único método para detectar los contagios. Ocurre que los testeos serológicos no sirven para determinar de manera fehaciente si una persona está enferma, dado que se limitan a detectar la presencia de anticuerpos que solo circulan en sangre una semana después del contagio.

«Es un insumo más para tomar decisiones. Por ejemplo, si analizamos, a partir de una muestra, la población de Catamarca, una de las tres provincias que no registra casos, y determinamos que ninguna de las personas estudiadas tuvo el virus, quizás la provincia podrá avanzar en una flexibilización del aislamiento», explicó el médico infectólogo Pedro Cahn, uno de los expertos que asesora al Presidente. «Si por el contrario descubrimos que alguna de las personas estuvo contagiada, sabremos que existen casos asintomáticos en ese distrito», agregó el especialista.

Deja un comentario