El presidente brindó una conferencia de prensa desde la Quinta de Olivos en la que confirmó que todo el país salvo el conurbano bonaerense y la ciudad de Buenos Aires pasarán a la etapa 5 del confinamiento.

En el marco del anuncio de flexibilización de la cuarentena encabezado por el presidente Alberto Fernández desde la Quinta de Olivos, el primer mandatario expuso una serie de gráficos en los que se basó para justificar la decisión que tomó el Gobierno de continuar con el confinamiento en la ciudad y la provincia de Buenos Aires.

En esa línea, el primer cuadro que expuso fue un raconto de los casos hasta el jueves (5.371), sumados al total de personas que se recuperaron (1.659) y los fallecidos (293).

En tanto, la siguiente filmina mostró una comparación con la cantidad de contagios y muertos en Argentina (5.611 y 293), Ecuador (29.420 y 1.569), Brasil (92.109 y 6.410) y Chile (25.972 y 294). Los números de los países vecinos fueron tomados hasta el día 67 de la pandemia en cada una de esas naciones para que la comparación con las cifras argentinas sea escalable.

La siguiente placa estuvo compuesta por dos tablas con la cantidad de fallecidos en diez países de Europa y de América respecto de sus habitantes. En Argentina murieron 6 personas cada un millón de habitantes, muy por debajo de los 233 muertos cada millón de habitantes que sufre Estados Unidos, o de los 735 que registra Bélgica.

El otro aspecto que destacó el Presidente fue el hecho de que en el comienzo de la pandemia, Argentina veía los casos duplicarse cada 3,3 días. Tras casi 50 días de cuarentena, los casos se duplican cada 25,1 días, un número con el que el Gobierno se mostró conforme. “Cuando empezó la cuarentena, la duplicación de casos era 2,3. Hoy está en 25,1. Hemos logrado un resultado maravilloso”, destacó Fernández.

El siguiente gráfico que expuso el primer mandatario fue una comparación entre distintos sectores del país respecto de los días que debían transcurrir para la duplicación de casos. En este aspecto, Fernández resaltó que el Área Metropolitana muestra que esa cifra es de 18,8 días, muy por debajo de de los 114,8 días que registra el interior de la provincia de Buenos Aires, una zona con menos incidencia del coronavirus.

A continuación, Fernández describió un gráfico que evidenció la forma en la que el Área Metropolitana aumentó la concentración de casos. El 3 de mayo acumulaba el 71,5% del total, número que trepó al 86,2% este viernes.

Por último, el Presidente mostró un cuadro con las principales características de las cinco etapas de la cuarentena mientras explicaba que salvo el Área Metropolitana, todo el país pasará a la etapa 4, es decir, que flexibilizará la cuarentena.

El presidente Alberto Fernández confirmó que la región del AMBA continuará con la cuarentena obligatoria tal cual como se realizó hasta ahora, a diferencia del resto del país, que iniciará la fase 4 del aislamiento, es decir que se habilitan ciertas flexibilizaciones.

No es un avance ni un retroceso, sino trabajar con seriedad, el objetivo no se pudo alcanzar”, argumentó el jefe de Estado, en una conferencia de prensa en la quinta de Olivos.

Este viernes, el presidente Alberto Fernández anunció que el aislamiento obligatorio pasará a una nueva fase en todo el país salvo en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde continuará en las mismas condiciones que hasta ahora.

El decreto va a disponer que toda la Argentina pasa a la fase cuatro, mientras que el AMBA sigue en la tres. Esto no es un avance ni un retroceso, es trabajar con seriedad. En la Ciudad y el Gran Buenos Aires siguen las cosas como hoy”, indicó el Presidente.

Esto se debe, según explicó en la conferencia de prensa en la quinta de Olivos, a que “para pasar a la apertura progresiva hace falta que el tiempo de duplicación de casos sea superior a los 25 días, eso se ha logrado en toda la Argentina menos en el AMBA”.

Deja un comentario