Luego de algunos cuestionamientos iniciales tras los primeros anuncios, el presidente Alberto Fernández ratificó que el Ejecutivo estaba desarrollando medidas para auxiliar a los sectores más desprotegidos en medio de la parálisis que provoca la pandemia. «Vamos a gastar todo lo que sea necesario para que la gente esté tranquila», indicó en una entrevista el anteayer con Telefé en la que adelantó que el foco sería independientes y pequeños comerciantes.

Hoy, en diálogo con Radio Nacional, el Presidente agregó que una de sus mayores preocupaciones es que «ninguna persona pase hambre, que todos tengan recursos para estar tranquilos en sus casas y que la economía no se paralice totalmente».

En la conferencia de prensa de hoy en la Quinta de Olivos estuvieron el ministro de Economía, Martín Guzmán, y su par de Trabajo, Claudio Moroni. Guzmán anunció la creación de un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $10.000 sólo por el mes de abril, aunque podría extenderse. El tope mensual promedio de los beneficiarios (según el máximo oficializado) sería de $26.092. «No deberán tener ningún otro ingreso, patrimonio importante ni rentas financieras», dijo Moroni. La iniciativa será para los argentinos nativos o naturalizados o residentes legales, se aclaró.

Los hogares beneficiados serán 3,6 millones, más precisamente monotributistas (categorías A y B) y trabajadores informales (también de casas particulares) que hayan dejado de percibir ingresos como consecuencia del impacto de la pandemia. Esto beneficiados cobrarán $10.000 por única vez, en principio. Incluirá además a Monotributistas (categorías A y B), monotributistas sociales, trabajadores informales beneficiarios de Asignación Universal por Hijo (AUH), Embarazo o Progresar. Va a haber una página en la que habrá que inscribirse en la Anses y se cobrara por medio de la cuenta bancaria (CBU). «Es para familias que no tengan ningún otro ingreso«, advirtió Moroni. La norma que crea esta nueva figura sería publicada mañana en el Boletín Oficial.

REQUISITOS

1) Ser argentino nativo o naturalizado y residente, con una residencia legal en el país no inferior a dos años, y

2) Tener entre 18 y 65 años de edad.

Asimismo, cualquiera que reúna estas condiciones sólo podrá acceder al IFE siempre que él o algún miembro de su grupo familiar no perciban ingresos provenientes:

a) de un trabajo en relación de dependencia público o privado;

b) de ser monotributista de categoría “C” o superior o del régimen de autónomos;

c) de una prestación de desempleo;

d) de jubilaciones, pensiones o retiros contributivos o no contributivos nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

e) de planes sociales, salario social complementario, Hacemos Futuro, Potenciar Trabajo u otros programas sociales nacionales, provinciales o municipales, a excepción de los de la AUH o Embarazo.

«Lo que se busca es que el Estado llegue a familias que hoy no están protegidas por otras prestaciones«, dijo Guzmán. Darán ente 10 o 15 días para la inscripción.

Deja un comentario