Durante el embarazo se producen cambios hormonales que pueden causar diferentes alteraciones en la boca, es por eso que es fundamental conocer todas las medidas para mantener una buena salud bucal y así prevenir caries y enfermedades en las encías.

En el marco de la semana mundial del Parto Respetado y Humanizado, el Ministerio de Salud de Río Negro, a través del área de Coordinación Provincial de Odontología, remarca la importancia de prevenir las caries, que son agujeros y manchas en los dientes; y la  Gingivitis del Embarazo, una enfermedad frecuente durante este proceso y que se presenta como una inflamación de las encías con presencia de sangrado durante el cepillado, o en la encía que cubren los dientes.

Estas enfermedades son causadas por bacterias de la boca que forman sobre los dientes una película transparente y pegajosa.

¿Cómo podemos prevenirlas?

Cepillar los dientes cuatro veces por día después de cada comida y tener en cuenta que el cepillado más importante es el de la mañana y el de la noche. También se deben evitar los alimentos y bebidas azucaradas o ácidas y evitar comer entre las comidas. Es importante tener en cuenta que  al momento de confirmarse el embarazo, es fundamental realizar una consulta odontológica.

Para un correcto cepillado de dientes, utilizar pasta dental con flúor y complementar con hilo dental para ayudar a limpiar el espacio entre los dientes,

Tener en cuenta que, si las encías están rojas o sangran, no están sanas; y si hay manchas o agujeros en los dientes o si se siente dolor al ingerir alimentos fríos o calientes, puede haber caries dental. El mal aliento también puede ser producto de enfermedades.

Se recomienda llevar a la niña o niño a una consulta odontológica durante el primer año de vida, y  en casa se les  debe realizar  la higiene bucal diariamente; y si usa chupete o mamadera no agregar azúcar o alimentos para endulzarlos. La lactancia materna es imprescindible y fundamental ya que favorece el desarrollo de los huesos y músculos de la cara, las funciones de respiración y deglución.

Deja un comentario