Cuando todavía quedan alrededor de 15.000 argentinos varados en el mundo, el Gobierno definió hoy un nuevo cronograma de viajes especiales para los próximos días. Serán 17 vuelos que arribarán al país entre hoy y el domingo 26 y que traerán a bordo a 2915 argentinos procedentes de 14 lugares distintos.

Si en un primer momento la única empresa habilitada para volar en el contexto de cierre de fronteras generado por la pandemia de coronavirus era la aerolínea de bandera, la estrategia es mucho más flexible ahora. El nuevo cronograma intercala vuelos especiales de Aerolíneas Argentinas con servicios de compañías privadas, operaciones de aviones militares y hasta vuelos chárter contratados por la Cancillería.

Entre los 17 vuelos se encuentran tres a Guayaquil, tres a Cancún, dos a Miami y dos a Lima, pero también hay operaciones programadas para Australia, Cuba, Guatemala, Costa Rica y Panamá, entre otros países. La estrategia cambia semana a semana y esta vez, al igual que en el cronograma anterior, no se incluyeron destinos europeos.

El esquema se planificó tomando en cuenta el límite de 700 ingresos por día permitidos en el aeropuerto de Ezeiza, pero sobre todo el promedio real de los pasajeros que ingresan diariamente: entre 300 y 400. La prioridad sigue siendo poder gestionar todos los arribos de manera segura para evitar que la llegada de personas desde países con circulación alta del coronavirus dispare el riesgo sanitario en el país.

El cronograma fue planificado de manera coordinada por el equipo del canciller Felipe Solá y los ministerios de Transporte, Interior, Salud, Defensa y Seguridad. En este tipo de gestiones la última palabra la tienen las autoridades sanitarias y por eso el ministro de Salud, Ginés González García, destinó a uno de sus funcionarios -Arnaldo Medina, secretario de Calidad en Salud de esa cartera- a trabajar específicamente en la elaboración de los cronogramas semanales de vuelos.

En el caso de los vuelos chárter contratados por la Cancillería, el Gobierno argentino paga la operación, pero toma el pasaje original de cada argentinos repatriado con el objetivo de reclamarle posteriormente el pago a la aerolínea que corresponda por el servicio no prestado. Así se resolvieron ya varios vuelos desde La Habana operados por Cubana de Aviación.

En el resto de los casos, los pasajes son vendidos por las aerolíneas que los operan, pero solo a aquellas personas que aparecen en listados previamente armados por los consulados argentinos en cada país. A la hora de confeccionar esas listas, hoy la prioridad la tienen las personas con problemas de salud.

A continuación, el detalle del cronograma de vuelos.

Deja un comentario