Ante la coyuntura actual, las compañías se adaptan al contexto para resguardar la salud de la población. Cómo la energía se convierte en protagonista en este escenario.

El aislamiento social preventivo y obligatorio redefinió no solo la manera en que las personas llevan adelante su rutina y sus actividades diarias sino también, el rol de las empresas a la hora de adaptar sus formas de trabajo y crear nuevas iniciativas para ayudar.

Así es como, en los tiempos que corren, se puede apreciar como varias organizaciones, con el objetivo de hacerle frente a la crisis sanitaria y económica, buscan transformar la gestión de su modelo de negocios, al igual que readecuar las formas de trabajo y poner al frente conceptos como el de sustentabilidad y responsabilidad social, que hoy cobran mayor protagonismo.

Además de la priorización de la salud, la coyuntura planteada por el COVID-19 impone una agenda desafiante para las empresas a la hora de mantener las actividades esenciales pero sin perder de vista el resguardo sanitario.

Pan American Energy (PAE) es uno de los tantos ejemplos. La empresa global de energía líder en la Argentina y la región, brinda herramientas de mejora y desarrollo tanto a las comunidades en las que tiene presencia, como así también en las pymes que forman parte de la cadena productiva de las regiones donde opera.

Mientras la gran mayorías de las personas deben cumplir con las normas de aislamiento, otros deben continuar con sus tareas habituales para poder garantizar servicio críticos. Para todos ellos, algo que puede resultar invisible, se torna indispensable: la provisión en tiempo y forma de gas, petróleo y combustibles, con un correlato cotidiano tal como el abastecimiento de gas para cocinar, la nafta y gasoil que permite impulsar los vehículos de los equipos de salud y seguridad, los camiones que transportan alimentos frescos todos los días e, incluso, vuelos autorizados por razones humanitarias. Acá es donde se ve “el esfuerzo de las miles de personas que trabajan en PAE para que todo esto suceda”, afirman desde la empresa.

En este escenario, además la compañía continúa con los programas de desarrollo de la comunidad readecuándolos y focalizándolos al contexto de la pandemia, sin desatender otras sensibilidades vigentes, en pilares fundamentales tales como educación, salud y desarrollo local.

En el campo de la salud se suministraron equipamiento, insumos críticos, movilidad y asistencia para que los profesionales puedan llevar a cabo su actividad en centros asistenciales de las provincias de Chubut, Santa Cruz, Neuquén, Salta, CABA y Provincia de Buenos Aires.

En el campo de la salud se suministraron equipamiento, insumos críticos, movilidad y asistencia para que los profesionales puedan llevar a cabo su actividad en centros asistenciales de las provincias de Chubut, Santa Cruz, Neuquén, Salta, CABA y Provincia de Buenos Aires. Al mismo tiempo, se dio continuidad al programa de capacitaciones a enfermeros, a través de plataformas digitales, con foco en los cursos de camillero, asistente de sala, primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar. Para minimizar otros riesgos, también hubo un refuerzo de las campañas de prevención para combatir al Dengue, Zika y Chikunguña en la zona de Tartagal, Salta.

En el ámbito de la educación, se trabaja con los docentes en la formación y el desarrollo de proyectos de innovación educativa, también a través de herramientas online, además de garantizar que todos los becarios PAE continuarán recibiendo sus becas, mediante un acompañamiento integral de manera virtual.

Apoyo a las pymes

PAE continúa con el programa de apoyo a las pymes que lleva 15 años promoviendo el desarrollo productivo regional y que apunta a fortalecer las economías locales y la generación de empleo. Desde su inicio en 2005, más de 2.500 emprendedores y pymes de diversos sectores e industrias recibieron asistencia y acompañamiento en su gestión y profesionalización.

Esta iniciativa cobra hoy particular relevancia de frente a las problemáticas que afronta este sector. Por eso, para minimizar el efecto originado a causa de la disminución en la actividad de muchas industrias, PAE desarrolló un Plan Integral de Acompañamiento a Pymes, reconvirtiendo sus actividades a canales digitales. Esto fue posible gracias a la articulación con las autoridades nacionales, provinciales y municipales.

La ejecución de este plan, ideado en pos de mejorar el nivel de eficiencia productiva en la prestación de servicio de las pequeñas y medianas empresas, se apoya en las siguientes facilidades:

– Acceso al crédito: se renovó el acuerdo con la Sociedad de Garantías Recíprocas Garantizar SRL, para que más Pymes del Golfo San Jorge tengan facilidades de acceso al crédito. Mediante esta alianza, PAE absorbe las comisiones para la obtención de préstamos.

– Transformación digital: acompañamiento a PYMES en la transformación digital de sus procesos, la reingeniería de los negocios y la reorganización de sus recursos humanos para el trabajo remoto.

– Capacitaciones virtuales: se realizan un programa de capacitaciones virtuales en habilidades blandas, técnicas y de oficios.

– Impulso regional: entrenamiento virtual a empresas representativas de la oferta productiva del GSJ en una articulación conjunta con autoridades de las provincias de Chubut y Santa Cruz, cámaras empresariales y universidades.

– Continuidad del Plan 10.000 en Neuquén: en conjunto con el gobierno de la Provincia de Neuquén, se trabaja en el desarrollo de tutoriales y capacitaciones virtuales para dar continuidad al Plan 10.000 y preparar a más jóvenes en los oficios que va a demandar la comunidad cuando se termine el aislamiento.

Deja un comentario