“Siempre les ha ido muy bien, ahora les toca colaborar y hacer el mayor esfuerzo”, aseguró Juan “Juanchi” Zabaleta, jefe comunal de Hurlingham

El intendente Hurlingham, Juan “Juanchi” Zabaleta, firmó un decreto en las últimas horas que establece un aumento del 50% del impuesto municipal a bancos y entidades financieras. “Siempre les ha ido muy bien, ahora les toca colaborar y hacer el mayor esfuerzo”, planteó el jefe comunal en relación a la crisis económica que atraviesa el país y el impacto de las medidas adoptadas para evitar la propagación del coronavirus.

La decisión de Zabaleta va en sintonía con el planteo nacional de aplicar un impuesto a las grandes fortunas, proyecto que promueve el Gobierno y deberá tratarse en el Congreso, y también con lo que resolvió La Pampa, donde el gobernador Sergio Ziliotto resolvió aumentar un 5% la carga tributaria de los bancos que operan en esa provincia.

Quería contarles que firmé un decreto y a partir de este mes, bancos y entidades financieras de Hurlingham van a tener un aumento del 50% en las tasas”, explicó el intendente en un video que hizo público a través de las redes sociales. Y agregó: “Son los que en esta etapa tienen que hacer un esfuerzo para que podamos seguir reforzando las partidas para políticas sociales, alimentarias y sanitarias”.

“Frente a la emergencia decidimos que no se pueden cobrar más impuestos a los vecinos, y pusimos este impuesto para recuperar la recaudación en seguridad e higuieme, que cayó un 40%. Con esto nos recuperamos y, además, decidimos armar un fondo COVID
con este aumento para que sea transparente”, señaló Zabaleta en diálogo con Infobae.

Y agregó: “Todos los municipios estamos buscando alternativas para sostener la situación de los salarios, el gobierno nacional y provincial hacen un gran esfuerzo; no es una cuestión ideológica ni dogmática, es simplemente, desde el punto de vista de la emergencia y la pandemia, pedirles un esfuerzo”.

El jefe comunal, además, justificó el decreto con la necesidad de financiamiento de su municipio para la construcción de un hospital modular donde atenderían a pacientes contagiados de coronavirus, enfermedad que registró 23 víctimas fatales en las últimas 24 horas. “Ese hospital va a requerir que tengamos un refuerzo de partidas presupuestarias para que pueda funcionar y va a funcionar como corresponde”, aseguró.

El partido de Hurlingham, que se encuentra en el oeste del conurbano bonaerense y tiene más de 181 mil habitantes, registraba hasta ayer 28 casos de confirmados de Covid-19; 21 en observación; 8 pacientes dados de alta; y 2 fallecidos, según informaron fuentes oficiales del Municipio.

El decreto menciona que “la intermediación financiera ha mostrado una expansión considerable de su actividad en los últimos años, mejorando el margen financiero de su negocio”.

En cuanto a La Pampa, a diferencia de la decisión municipal, fue la Cámara de Diputados provincial la que aprobó el pasado 23 de abril un proyecto de ley para aumentar del 9 al 14% el Impuesto Extraordinario a los bancos privados radicados en la provincia. Al momento de fundamentar la iniciativa, Ziliotto señaló que “los bancos privados no han aportada nada y sólo quieren seguir haciendo su negocio”.

“La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad el Impuesto Extraordinario a los bancos privados. Todo el arco político de La Pampa entiende que es tiempo de solidaridad. Hoy todos debemos aportar”, expresó Ziliotto en las redes sociales en aquel momento, y aclaró que si se extendiera por seis meses este aumento en el gravamen, a la provincia le ingresarían un total de 67 millones de pesos.

“Esos recursos en parte se coparticiparán a los municipios y el resto se incorporará a la ley de reactivación económica, para créditos subsidiados a las pequeñas y medianas empresas”, anunció el mandatario.

A raíz de decisión del municipio de Hurlingham, el tributarista Iván Sasosvky explicó: “Las tasas son los precios que se pagan por servicios específicos que brindan los municipios. A diferencia de los impuestos, las tasas indefectiblemente tienen que tener una prestación de servicios específica y real, por lo que si no hay un justificativo del aumento del precio de la misma, se considera inconstitucional”.

Por otro lado, economistas advierte que esta medida, sumada a las restricciones impuestas por la cuarentena y la extensión del uso de la banca electrónica, podría llevar a la reducción al mínimo de las sucursales bancarias, o incluso retirarse del municipio y dejar sólo oficinas comerciales.

Deja un comentario